Abrir el comedero con llave, poner producto en las barras de hierro y mirar si han comido veneno. Si lo han mordido poner un cebo nuevo.
Es importante usar siempre guantes, primero por seguridad y segundo porque si dejamos nuestro olor recelarán y no funcionará.